Shivagam, es Acharya (obispo) de la tradición budista Mahajrya. Nació el 20 de Junio de 1982 en Santa Cruz de Tenerife, en las islas Canarias, España. De padre español y madre italiana fue criado en un entorno muy amoroso y con bastante libertad de expresión y elección. Desde pequeño fue un niño muy sensible con mucha curiosidad por entender la vida, por entender a las personas y por ayudar y estar en servicio a los demás, hecho que en algunas ocasiones provocó criticas pues confundían su preocupación por el prójimo con debilidad e inocencia. Con 8 años su preocupación era saber que era Dios y como acercarse a él y con 10 años su duda existencial era saber que era la muerte, porqué sucedía y que había después de la vida, así que con la única herramienta que poseía a esa edad, Voluntad, entró en un estado de meditación profundo donde experimentó por primera vez el origen de la existencia y el proceso del alma tras la muerte. Esta experiencia fue tan intensa y desconcertante para él, que al no tener herramientas, ni conciencia para entenderlo entró en pánico y se dijo a sí mismo "soy muy pequeño para entender esto, cuando crezca volveré a intentar entenderlo".

Esto hizo que se alejara de la espiritualidad y se convirtiera en un niño aplicado en el colegio, pero aun así el vacío que sentía dentro por no entender era tan grande, que hacia que constantemente cayera en estados de tristeza e incluso depresivos pues sentía que algo le faltaba. Aún cuando su familia lo amaba, tenía amigos, todo iba bien en la escuela, no encontraba el sentido de la vida y durante una época tenía que motivarse y obligarse a diario para levantarse de la cama e ir al colegio.

Volver a arriba
Esta falta de motivación y su gran sensibilidad con 12 años, lo llevan a sentirse más entendido por las chicas que por los chicos, por lo que empieza a pasar sus recreos con ellas y esto provoca que desde ahí hasta casi los 14 años sufra maltrato escolar, época en la que vivió insultos, empujones, golpes, escupijatos… diversas formas de discriminación y maltrato por ser homosexual, incluso cuando ni siquiera el mismo en ese momento lo sabía. Entonces tuvo lugar su segunda depresión.

Con 17 años inicia una relación con una chica y ahí empieza a darse cuenta de su homosexualidad, en un entorno familiar donde el sistema de creencia era “no hay mayor desgracia que ser homosexual”. Así que el miedo al rechazo de la sociedad y especialmente de su familia, provocan de nuevo otra depresión, pero en esta ocasión tan profunda que fue inevitable buscar ​ayuda. Y fue gracias a esta depresión que con 18 años regresa al proceso de búsqueda espiritual que había puesto en pausa siendo un niño.

Sus inicios fueron asistiendo a sesiones de psicoanálisis, luego psicología tradicional, lo cual le ayudo mucho, pero en su interior algo le decía “sigue buscando” así que la psicología le llevo a conocer una terapia alternativa conocida como Constelaciones Familiares, la cual estaba más en sintonía con sus inquietudes pues no solo se preocupaba de la mente y emociones sino también hablaban del alma. A estas alturas ya estaba en la universidad estudiando Arquitectura y permanecía en contacto con la espiritualidad a través de las constelaciones familiares y el tarot. Y es justo a casi 4 meses de finalizar su carrera que sucede el último evento que realmente hace que abra los ojos, y le dé a la espiritualidad un lugar básico y fundamental en su vida.

Volver a arriba
Con 24 años, en su último proyecto universitario le ponen una de las mejores cuatro notas de su generación y su proyecto es publicado en una revista universitaria; Dos arquitectos y profesores de la universidad de reconocido prestigio, lo invitan a colaborar en su estudio para un proyecto en China; está enamorado, tiene una relación estable y  piensan casarse en 7 meses; se asocia con su pareja creando una empresa de mobiliario de diseño que siempre había sido su pasión y se compran el coche que siempre había deseado. Y en aproximadamente dos meses: su pareja lo deja por tener un amante; así que se vuelve a deprimir retrasando la carrera un año; tiene que cambiar de ciudad por lo que pierde la colaboración en el estudio de arquitectura; e inicia la crisis económica así que la empresa de mobiliario quiebra y el coche es vendido.

Todos estos cambios en tan poco tiempo, hacen que se dé cuenta que algo estaba mal en su forma de percibir la vida. Surgen en él varias preguntas del tipo ¿Qué pasa con la felicidad? ¿Por qué cada vez que logro ser feliz por algún motivo, luego esa felicidad se va y sufro? ¿Cuál es el objetivo de la vida? ¿Qué tiene que ver Dios en todo esto?...pero en esta ocasión, se propuso no parar la búsqueda hasta encontrar las respuestas. Y así fue como tomo y estudió todas las técnicas que estaban a su alcance, se formó como Constelador Familiar, Maestro Reiki, estudió gemas, interpretación de sueños, kinesiología, taichí, leyó todos los libros de autoayuda y new age de la época… pero no fue hasta que conoció al Maestro MahaVajra, creador del budismo Mahajrya que finalmente sintió que había encontrado lo que buscaba.

Volver a arriba
En su primer seminario con MahaVajra, en un momento determinado, mientras el Maestro hablaba del Amor y de Dios, Shivagam miró a los ojos del Maestro fijamente  y en ese momento el corazón de Shivagam se destrozó en mil pedazos, pues descubrió que esa persona ​delante de él había encontrado a Dios y era Uno con él. En ese momento supo que Dios existía y cualquier posible duda desapareció, y entonces Shivagam pensó "si él es capaz de sentir a Dios y expresar todo ese amor divino e indefinido, entonces, quizás sepa como enseñarme a sentirlo ahora en mi”. Y así fue como se convirtió primero en estudiante y luego en discípulo de MahaVajra.

Después de este primer encuentro, con el que Shivagam aun sigue considerando su Maestro y Guía, decide entregarse completamente a las practicas aprendidas ese fin de semana, y durante 4 meses, al terminar su jornada diaria como arquitecto, llegaba a casa y dedicaba entre 3-5 horas diarias a la meditación y auto-observación. Entonces empezó a darse cuenta que en este poco tiempo, había sanado sus grandes traumas de infancia y adolescencia, que las depresiones habían desaparecido y que todo en su vida funcionaba mucho mejor y más estable que nunca.

Esta pasión, devoción y sacrificio por su evolución, provocó que un año y medio después de haber conocido a su Maestro por primera vez y estando en un seminario con él, sucedió. Una explosión de Alegría y Bendición inundó su corazón y su cuerpo, en ese momento eso era lo único que existía, se supo Uno con el Todo y en comunión completa con Dios. Tan intensa experiencia, que pasó 15 minutos llorando en un profundo estado de bendición, mientras su hermana sentada a su lado trataba de entender que pasaba. La Iluminación había sucedido.

Volver a arriba
Tras esta experiencia, decidió que su evolución espiritual era lo más importante en su vida y que estaba dispuesto a hacer cualquier sacrificio para evolucionar, y no solo evolucionar sino para hacerlo lo más rápidamente posible. Así que sabiendo que uno de sus mayores dificultades eran los apegos a la familia y a su isla donde había vivido siempre, toma la decisión de dejarlo todo y probar la vida del asceta. Así que regala todas sus pertenencias, sus muebles, sus libros, tira todas las fotos de su vida a la basura y lo único que conserva es una maleta con 3 pantalones, 3 camisetas, ropa interior, algunos calcetines, unas zapatillas, dos tenis, una manta y algo de dinero para sobrevivir unos meses y viaja a Mexico sin billete de regreso.

Una vez en Mexico, sobrevive en casas compartidas para estudiantes y en casa de amigos que va conociendo por el camino e incrementa su practica diaria incluso hasta 8-9 horas diarias durante varios meses. De vez en cuando practica 2-3 días de ayuno a base sólo de agua y largos periodos de 3 días seguidos de meditación sin dormir.  Y es gracias a todos estos sacrificios que entiende lo que Buda enseñaba como el camino medio, finalmente logra entender no solo que no es necesario ser asceta sino que ​el ascetismo le reduce su evolución al rechazar tantas experiencias de nuestra vida diaria y sociedad actual.

Volver a arriba
Al entender el camino medio e inspirado por su Maestro MahaVajra, se da cuenta que aislarse en una cueva o monasterio para permanecer en meditación alejado de la sociedad actual, ya no es lo más práctico ni funcional para el resto de la humanidad y es negar la sociedad en la que vivimos. Como él dice, "en cada época, la humanidad vive en una sociedad determinada y es en esta sociedad donde tenemos que adaptarnos y encontrar la paz. En lugar de aislarnos o evitar las tentaciones, hacer todo lo contrario, vivir en el caos aparente de las ciudades, estar involucrado con la tecnología, dinero, relaciones, sexualidad… y aquí en medio de todas las tentaciones permanecer conscientes para encontrar la paz y no ser esclavos o adictos de ninguna estas experiencias. Finalmente, vivir plenamente involucrado en la sociedad actual es lo que me da la sabiduría para entender los conflictos y los problemas de las personas y así poder guiarlas”

Desde entonces, regresó a las ciudades, disfrutando y sufriendo cada experiencia que la vida y la sociedad actual nos brindan, aprendiendo de cada una de ellas, practicando constantemente el apego-desapego y volcado al completo a enseñar a todo aquel que lo desee, el mismo camino que a él lo llevó y lo sigue llevando a la liberación del sufrimiento y el descubrimiento del Amor, la Felicidad y la Unidad.

Volver a arriba